¡Compartí esta noticia!
20/09 2021

Por Esteban Parovel.- Tras asegurarse el pasaje a los octavos de final con la victoria final ante Serbia, por 4 a 2; la Selección Argentina, que orienta Matías Lucuix disputará hoy, desde las 14.00, el último compromiso de la fase de grupos. Justamente, el rival de turno será Irán, que también ya estableció su boleto para la primera etapa de definición directa del presente Mundial de Lituania 2021.

Ambos equipos llegan a este cruce con puntaje perfecto producto de dos victorias en una misma cifra de encuentros; sin embargo, por el enorme caudal goleador lucido en primer cotejo con Estados Unidos y los cuatro gritos con Serbia, la albiceleste tiene un mayor margen goleador que favore en el caso del empate de unidades en la primera colocación del Grupo F.

La Selección entrenó ayer por última vez pensando en el partido que protagonizará esta tarde ante Irán. El despliegue del ensayo, que contó desde luego con el fueguino Constantino Kiki Vaporaki en cancha, fue en el escenario deportivo de la Universidad de Vilna.

Si el combinado nacional, al menos, saca un empate quedaría como primero en el grupo y enfrentaría al segundo del Grupo E, que hasta el momento se dirimen Japón y Paraguay, con mejor diferencia por apenas dos gritos para el seleccionado japonés.

El equipo argentino arriba al compromiso de hoy con la confianza ganada en el triunfo frente a Serbia, que había comenzado en desventaja y mostró carácter y solidez colectiva para sobreponerse a la situación adversa para sacar chapa, otra vez, en esta defensa del título obtenido en 2016, en Colombia. Los goles frente a los serbios fueron obra de Matías Edelstein, Alan Brandi, Constantino Vaporaki y Cristian Borruto, que se convirtió, tras el gol marcado ante Estados Unidos -y lo reafirmó con Serbia- en el goleador histórico del seleccionado nacional en mundiales con un acumulado de 11 goles y va por más.

VOCES PROTAGONISTAS

El fueguino Kiki Vaporaki autor del gol que empezó a torcer la historia indicó la clave del juego argentino ante Serbia: “Mantener nuestra identidad, nuestro espíritu. No volvernos locos por un gol abajo y seguir presionando en el arco rival; buscar entre las variantes que tenemos.  Luego, con el empate, creo que se abrió el partido y creo que a partir de ahí estuvimos mucho mejor”.

Asimismo, el técnico Matías Lucuix brindó sus conceptos al respecto: “Por algo era el grupo de la muerte. Sabíamos que teníamos enfrente un equipo durísimo, físico y muy técnico. Pero nosotros siempre pensamos primero en lo nuestro, en nuestra identidad, en nuestro estilo de juego y en trabajar el partid; sobre todo eso. No entramos a la cancha pensando que a los dos o tres minutos vamos a ganar por tres o cuatro goles como fue el otro día, sino que trabajamos el partido y así fue nuestro planteo”.

Related